Esperando a Míster Bojangles

ESPERANDO A MÍSTER BOJANGLES
DESDE LA LEVEDAD

Por Ana C Blum

 

 

 

Toda levedad tiene su peso. Y Esperando a Míster Bojangles no es la excepción. La primera novela de Olivier Bourdeaut (Ediciones Salamandra, 2017). Un libro que se nos ofrece en apariencia liviano, y sin embargo esconde una profunda circunspección. Esta novela escrita inicialmente en francés y traducida al español por José Antonio Soriano, es una gran historia de amor pero también de locura, contada desde los ojos de un niño y con interlocuciones tomadas de los diarios de su progenitor. La narrativa sumerge al lector en la teatralidad de una familia extravagante, bohemia, una pareja divertida y mitómana que al ritmo de la canción de Nina Simone -misma que da título a la obra- hace de sus días una perpetua razón para festejar y entretener, junto a un vástago que los observa con la más genuina admiración, adentro del espejismo de una vida feliz, y en compañía de Doña Superflua, una grulla engreída que funge como mascota de la casa.

El tejido de la ficción gira alrededor de la Madre, de su entusiasmo, elocuencia y arrebatos; personaje principal, torrencial, que del excentricismo cotidiano evoluciona al desequilibrio mental. El hijo, el padre, el Crápula (amigo más cercano de la familia) la adoran, y es entendible porque ella resulta un ser alado y brillante, con muchos nombres y fachadas, con un sentido del humor afilado, con aquella lucidez inflamatoria que solo suele poseer la locura. Es una mujer cuya ebullición colorida, pese a la enajenación o por esta, impregna de electricidad las vidas de todos.

 

 

Ítalo Calvino en su libro Seis propuestas para el próximo milenio, habla de la levedad en la literatura y dice “…En la vida todo lo que elegimos y apreciamos por su levedad no tarda en revelar su propio peso insostenible. Quizá solo la vivacidad y la movilidad de la inteligencia escapan a esta condena…”. Y son precisamente la vitalidad, la energía, la luminosidad, las que el autor de Esperando a Míster Bojangles trabaja con tanto ahínco y permite momentos vaporosos y encendidos dentro de todo el embalaje insoportable que eventualmente se acumula en la trama. Esta cualidad de lo liviano perfila una narrativa que desafía la gravedad pero que paulatinamente engorda hasta la revelación de circunstancias densas y severas que la hacen caer por el propio agobio de sus significaciones. Mecanismo mediante el cual el autor lleva al lector por estados dulces de algarabías, viajes, bailes, celebraciones, delirios; hasta los otros estados, aquellos del hundimiento en la aridez de una enfermedad que solo terminan con la curación de la muerte.

En el uso de una forma de decir que se desprende y madura con las características antes mencionadas el escritor propone un escenario inicial donde el niño -personaje y narrador- mira la realidad de su mundo desde la transparencia, encuentra seguridad y cadencia en una casa de fantasías, bipolaridades, y evasiones a las responsabilidades más cotidianas. No obstante, la vida empieza a mostrar sus muecas, la fiesta parece acabarse y la locura va tomando forma, se hace grande, terca, se convierte en esa nube cargada de cieno que sobrevuela todo y termina por sofocar la realidad idílica primera. Este giro empuja inevitablemente al receptor hacia un angustioso y desolador trance, ante la destrucción de aquello que se apreció como un paraíso pero no lo fue. Astuto autor Bourdeaut que nos lo hizo creer erróneamente, para luego fracturarnos con la fatalidad de la afección mental, alimentada por el padre desde un amor incondicional, y gozada inocentemente por el pequeño hijo.

 

 

La referencia a la canción de Simone no es accidental y está allí como un son de fondo, golpeando despacio, pero golpeando; no es gratuita su ubicación porque se sabe que en vida Nina fue diagnosticada con trastorno bipolar y además conocida por su temperamento errático y frecuentes estallidos de ira, he aquí similitudes que comparte con la protagonista de Esperando a Míster Bojangles. Ahora, sobre la letra de la composición, también hay cierta correspondencia con la obra, ya que esta habla de la lamentable crónica de un personaje que recurre al alcohol y al baile como liberadores del dolor. Ambas historias, la del libro y la canción, acompañadas de esas oscilaciones veladas que pretenden desde la celebración y el goce hacer que las distinciones entre demencia y normalidad aparezcan borrosas.

Uno de los grandes logros de la novela es su sencillez trascendente, una lectura fácil pero no facilista; la narración de lo justo, lo esencial; todo está donde debe estar, todo es cuando debe ser; líneas en las cuales la tensión se va elevando casi en cámara lenta y pasa de la provocada risa al ojo húmedo, del humor feliz al humor triste. Cúspides de emoción y luego, el encuentro con esa desolación brutal que guardan los abismos.

Esperando a Míster Bojangles es una historia que empieza feliz y que pese a la profunda tristeza de la pérdida tiene el talento verbal de quien sabe mezclar su tinta muy bien para no dejarnos al final con un sabor amargo, sino con una rara especie de certidumbre, un tanto ronca, pero certidumbre en todo caso, que se abre paso en la constancia de que la felicidad vivida no se ha perdido, es inmune, no la arranca, no la afecta, no se la lleva ni la locura ni la muerte. ~ Ana C Blum (Editora Metaforología)

 

 

 

 

Olivier Bourdeaut (Francia, 1980) ha sido desde muy pequeño un lector voraz. En sus años más jóvenes llevó una vida itinerante en la que desempeñó una notable variedad de oficios, desde recoger escamas de sal hasta trabajar de fontanero en un hospital.

En 2016 irrumpe como un tifón en el panorama editorial con la publicación de su primera novela, Esperando a mister Bojangles. El libro causa un impacto inaudito, seduciendo a todo tipo de público y a la inmensa mayoría de la crítica. Así, además de escalar hasta el primer puesto de las listas, se ve reconocido con una retahíla de premios: el Grand Prix RTL-Lire, el Prix du Roman des étudiants France Culture-Télérama, el Roman France Télévisions, el Emmanuel-Roblès y el Prix de l’Académie littéraire de Bretagne. Asimismo, es seleccionado para el premio Goncourt a la primera obra.

 

 

ESPERANDO A MISTER BOJANGLES

AUTOR : OLIVIER BOURDEAUT

CASA EDITORIAL: SALAMANDRA, 2017

Para adquirir una copia del libro ir a Spanish Publishers

Para seguir a Spanish Publishers en Facebook ir a: www.facebook.com/spanishpublishers

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail