Confesión Poética

10 POEMAS DE LUIS CRUZ-VILLALOBOS

Colaboración de Alfredo Pérez Alencart
Pinturas de Miguel Elías

 

 

Un poema bien logrado puede ser, para unos, una gema incandescente que atrae por su brillo o ritmo, o por lo que significa o simboliza. Pero también será, para otros, una ‘criatura’ que abraza y roba-corazones porque expone muchos de los misterios cotidianos que atañen al ser humano. Unos y otros, atraídos y conmovidos, se dejan arrastrar por esta colecta de sentimientos y pensamientos perfectamente decantados para que nunca estemos en duelo por la emoción que vivifica el espíritu de la inmensa mayoría. Pienso así cuando siento (y silabeo) algunas de las ‘criaturas’ gestadas por el poeta y artista chileno Luis Cruz-Villalobos; ‘criaturas’ en verso o en imagen que ha venido ofreciendo a sus lectores. Silabeo, por ejemplo, estos tallados versos:
‘Detenerse  / Abrazar lo mínimo  / Y seguir…’
~ (Alfredo Pérez Alencart)

 

 

STULTITIA MEUM

Aquí arrinconado por la misericordia celeste
Me reconozco inepto de paso y trote y salto
Me descubro fragor quebrado y llaga abierta

Del cielo cae la gracia lúcida y amable
Que me rescata de mi abismo y mi cal
Aquella que me salva de ser un derrumbe

Recorro la lábil memoria de mis desvíos
Y sólo veo en el trino la mano que me salva
El canto que me seduce para volver a casa.

 

ORACIONES EN ALGÚN DESIERTO

Mi pecho sabe a arenas extensas
Mi pecho está seco
Al caminar largos años
Y su sencillez de claro madero
Se ha gastado

Estoy triste
Y desde estas tierras de dunas
Y soles aguerridos
Te lanzo estas piedrecitas a tu ventana
Alto vitral de tu invisible casa

Aquí me tienes
Pobre como siempre
Diluido en dolores ocultos
Con una carga nueva
Un cansancio que sabe a pena

Estoy opaco
Por no verte como quisiera
Por sentirte tan callado
Tan expectante por mí
Por mí
Que no sé distinguir entre mis manos
Que no sé leer el viento
Ni cantar alegre en medio de la lluvia

Mírame mi Dios
Ve estos ojos pardos
Gastados de mirar el horizonte
Que siempre se aleja
Cansado de amar
Poco y todo Nada y menos

Ven a mi noche
A mi desierto
Desde donde a
Ti clamo
Como quien lanza piedrecitas
A la ventana de la amada
A plena noche
Silenciosa
Soñolienta
Para que se inicie el encuentro
Luminosamente tibio
Furtivo y por poco
Eterno.

 

CHECK IN

He llegado
Y me registro como huésped del retorno
Me presento como dueño del siguiente paso
Y mostrando mis credenciales
Me doy a conocer
Como dulce fulgor de tristeza
Que piensa y siente algo más allá
De la memoria.

 

 

 

 

TAMBIÉN HOY,
VIVIENDO EN LA NIEBLA,
UNA PEQUEÑA CASA.

La mañana
Húmeda
Gris
El pecho
Pequeño
Frío
Incluso
Sangrante

En medio De la soledad
Húmeda
Gris
Pequeña
Y fría
Una casa
Un corazón
Que te ampara.

 

QUÉ CABE EN UN SILENCIO…

Qué cabe en un silencio
En una palabra que no se pronuncia
En un espacio vacío
Qué cabe
Dios
Dime
Si no cabe allí el universo entero
Dime
Mi Dios
Qué cabe
Pues mi corazón está presuroso
Y anhela respuestas
Pero no evasivas
Lejanas Añejas
Mi corazón anhela más que silencio
Igual que el corazón del mundo.

 

 

CARMINA COMETERIUM

Libera me, Domine, de morte aeterna, in die illa, tremenda et réquiem aeternam dona mihi.

1
Silencio
Aquí sólo se escucha
el canto suave
de la muerte

2
La poesía
preñada de muerte
canta en elegía silenciosa

3
Negar
la muerte
insolente
que viene a detenernos
Humano es

4
La paz
sólo
se encuentra
en medio de los que
ya no están

5
Mausoleos
o leves cruces solitarias
a los zorzales y las palomas
les da igual

6
Los árboles
crecen junto a las tumbas
y no saben que alzan
las cenizas

7
Aquí
se puede mostrar
la honda melancolía
sin máscaras

8
Muchos versos
niegan con fervor la muerte
pero la muerte inefable
niega todo verso

9
Aquí
se detiene el continuo
devenir de la vida
y se transforman

10
El silencio
y la paz de estos lugares
simplemente se abre
a la ausencia.

 

 

 

MILITIA SPECIES AMOR EST

Nunca amar es fácil
Nunca es sencillo fluir
Siempre es daga
Siempre es quebrada
Y álgida lucha
Desde el llano a la cima
Amar es amar
Desde el Hades
Desde el abismo
Que no tiene fondo
Emerger de la noche
Brotar del pantano
Abrazado a la estrella.

 

EL ÁRBOL DE LOS COLIBRIES

Agudos golpes
En un yunque invisible

Piedras que cruzan
El espacio veloz

Yo me detengo
Mirando a lo alto
Y la poesía de la visión
Me abraza

Es el árbol de los colibríes.

 

OTRA TRISTEZA EN MI BOLSILLO

Llueven pequeñas
Flores blancas
Es primavera
Un aroma dulce
Camina por mi calle
Sin embargo
Llevo una tristeza en mi bolsillo
Es otra
Es una pena muy recóndita
Es esta santidad profana
Que me habita
Como flor blanca
Como aroma dulce
Como oculta primavera
Que no logra escampar.

 

 

CONFESIÓN POÉTICA

Me gusta
Lo que pones
En mi boca Señor

Este silencioso canto
Que me dictas
O dejas que me dicten
Los cuatro vientos
Me agrada
Y lo digo
Desde la más seria humildad
Que me es posible
Como leve ser que se sabe
Implemento aprehendido
Por los vientos.

 

 

Luis Cruz-Villalobos (Santiago, 1976). Poeta y editor chileno. Es ministro presbiteriano, psicólogo clínico y candidato PhD (VU Amsterdam). Se desempeña como director de Hebel Ediciones y como secretario regional para el Cono Sur de la Fraternidad Teológica Latinoamericana (FTL). Cuenta con una amplia producción poética, con más de cincuenta obras publicadas, dentro de las cuales se destacan: Poesía Teológica (2014), prologada por el reconocido filósofo norteamericano John D. Caputo; y Como Abrazo Exacto (2015), antología seleccionada y prologada por el poeta peruano-español Alfredo Pérez Alencart.

 

 

En el corazón de la poesía de Luis Cruz-Villalobos está también “el corazón del mundo” y caben esas alas que lo elevan y nos elevan porque todo lo que cabe en un verso es divinidad y es cosmos. Cabe el pájaro con su trino, cabe el hombre con su anhelo, cabe la noche y su misterio, cabe el ojo de Dios. La poesía de Cruz-Villalobos con su cuerpo diáfano y justo, con su sabor a menta nos seduce despacito, y es una seducción sacra, es una seducción mística que conduce a examinar con calma, con atención, con hondura lo que existe afuera y lo que habita adentro, mientras el poeta va tejiendo cuidadoso toda luz en la palma de sus versos, esa misma luz que nos salva. ~ Ana C Blum (Editora de Metaforología Gaceta Literaria)

 

 

“Me gusta escribir poemas, porque en ese momento puedo descubrir la poesía del instante… en ella me siento en casa… es el lenguaje de mi mundo solitario… La poesía puede vivir en el poema, pero la poesía vive en otras partes; ella vive en todo lugar, sólo es necesario abrir los ojos…” ~ Luis Cruz-Villalobos

 

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail