Ilusorium

 

Metaforología presenta Ilusorium el más reciente poemario de Víctor Jiménez

 

portada-ilusoriumPrólogo de Ilusorium por Manuel Adrián López (Manny)

Mucho ha llovido desde que Víctor Jiménez nos mostró su Siete ciudades. Esta nueva entrega, —Ilusorium— recopila poemas de un hombre que ha vivido en la penumbra por demasiado tiempo. Ha transitado por ese túnel oscuro y finalmente ha encontrado un claro de luz. Una sonrisa le alumbra este nuevo camino; no es una sonrisa cualquiera, viene vestida de luces de bengala, viene de la mano de una guerrera que se deja ver desde la portada del libro.

Leo cada poema con calma, reposo, porque descubro enseñanzas en cada uno. Debo confesarles que me sorprenden; siento la palabra más sólida, más consistente. Pongo atención porque estoy justo en la puerta, en el umbral de un libro que marcará un antes y un después en la poética de este hombre retraído con una filosofía tan madura para vivir que cuesta trabajo entenderla, si uno no está preparado para aceptar que la soledad es el camino de una vida mucho más inteligente.

Dice el poeta:

A partir de hoy

Escribiré con silencios

Con miradas.

Paso las páginas de este libro que quisiera a toda costa fuera mío, tropiezo con uno y otro verso, me cuestiono cómo es posible que no conozca a este poeta, que lo haya tenido tan cerca y no he sabido de su pesar, no he tenido la sutileza de reconocer el desamparo que lo afligía y que ahora es evidente en cada poema.

Sin embargo se ha salvado algo de tanta oscuridad. Ha escrito un poemario coherente que lo ubica dentro de los nuevos valores que se abren paso en la literatura escrita en esta ciudad. Ciudad que alberga una manada de minotauros isleños que sin leer ni tan siquiera un verso, son capaces de ponerte el pie encima e intentar aplastarte. Víctor Jiménez está por encima de todo eso. El solo quiere aplacar los demonios que lo persiguen desde siempre.

Dice el poeta:

Hago lo que puedo

no busco la salvación.

Ilusorium debe leerse más de una vez. Le recomiendo al lector adentrarse entre las líneas como si fuera un pájaro perdido en un bosque. Tropezar con lo visible, darle picotazos sin dejar de hurgar en la profundidad de lo que esconde cada verso.

 

POEMAS DE VÍCTOR JIMÉNEZ

 

victor-jimenez

 

Azar de letras

 

Entre el asfalto

y la poesía

forjo letras al azar.

En este ejercicio

del decir, descubro

palabras aleatorias,

metáforas en clave.

Inquiero un verso

escrito, una palabra

alada. Primigenia.

Verbo, belleza

y vicio se deslizan

a ras de mis sueños

Versos que invocan

melancólicos una

liturgia de nombres:

Bukowski, Eliseo Diego

Kerouac, Jorge Luis Borges.

La palabra es solo

golpes de dados.

Son solo nombres.

Letras. Dispersas al azar.

 

El olvido

 

En este paisaje de olvido sin fondo

Miami se hunde en el Atlántico,

y una misiva de Winston Churchill

derrotado se desvanece en un instante.

 

Marcel Proust nunca escribió su

Á la recherche du temps perdu,

padecía de Alzheimer y solo recordaba

las tetas de su tía Leoncia.

 

A Montaigne el postmoderno

le gustaban las comparsas de Río de Janeiro:

vaya nihilista trasnochado

que acercaba la luz a las tinieblas.

 

Ella, La Habana, toda lúdica

se apuntala de memoria con estiércol,

como una promesa de salvación

contra el olvido.

 

Nocturno

 

En noches de insomnio

voy reconstruyendo mis obsesiones,

juego con la memoria,

recorro paisajes hace tiempo olvidados:

puentes azules,

los lugares comunes de la niñez:

el sol iluminando un jardín,

una habitación fragmentada,

un cuerpo desnudo.

Recuerdo ciudades:

esplendores nocturnos en Bogotá,

una buhardilla en París,

un cerro en Valparaíso,

una esquina de Madrid.

Juego con una infinita sucesión de imágenes.

Es de madrugada en esta ciudad

vulgar y nerviosa.

Vivo —a veces— en blanco y negro.

Llueve contra los cristales.

Apago la luz.

 

Blanco

 

En el espacio

blanco de la hoja

fluyen eternas,

palpitantes,

las palabras.

Ante el enigma

y el misterio,

asumo el reto

de despertar al silencio

como prueba de que existo.

 

Filo

En esta tarde soporífera

comienzo una aventura

itinerante sin salir de casa.

Atormentado, porque me falta

un cigarrillo, he querido hablar

con las paredes de mi deseo de

viajar por este mundo.

Antes que la noche me castigue

con sus preguntas, le pido a la

tarde que no se hunda todo

bajo esta falsa sensación de libertad,

porque hoy jueves siento miedo.

Miedo al silencio del camino con destino.

Miedo a la quietud infinita

de la lluvia puntual de marzo.

En estos días sin retorno

respiro profundo… y me olvido

de las montañas de Chechenia.

 

victor-jimenez-poema

 

Neurosis

Hago lo que puedo,

no busco la salvación.

Solo quiero descubrir un destino,

descubrir la palabra idónea

que desinfle este ego agotado.

Desde los restos del naufragio

tejo mi personaje,

tejo una trama con neurosis cotidiana.

Siento que un vacío

inmenso recorre el universo,

que lo superfluo se ha instalado,

pero me niego al desasosiego.

Renunciar a la pregunta

es aceptar la fugacidad;

negar lo eterno es saber el final.

Nadie se salva cuando el arte ataca:

la belleza siempre termina por escapar.

 

Palabras

No nací aquí,

pero esta ciudad

me hizo suyo

sin quererlo.

Mis mañanas

encuentran su signo

de magia soñolienta,

dispuestas como notas

recién estrenadas

cantándole a su tiempo.

Uno no escoge la hora

para marcharse de este mundo,

mientras tanto

me regodeo con algunos

versos de migaja simple.

De repente, soy un chico

de diez años, sin guardarme

lo que siento.

Mi boca es una puerta

por donde se marchan

las palabras.

Las sagradas palabras

que ahora lanzo al viento,

en ruta hacia la nada.

 

victor-jimenez-poesias

 

Víctor Jiménez, La Habana, Cuba, 1965. Productor de televisión y escritor. En el campo audiovisual ha realizado publicidad, cortometrajes y documentales, algunos de ellos premiados en festivales internacionales. Sus textos han sido publicados en diversas revistas de los Estados Unidos y Latinoamérica. Actualmente reside en Miami y trabaja para el Centro Creativo de Promociones de la Cadena Telemundo, donde se desempeña como productor. Ha publicado el poemario Siete Ciudades (Pensódromo, Barcelona, 2012).

SOBRE ILUSORIUM

– “La poesía de Victor Jimenez es juego, es un acto de autenticidad que no es otra cosa que la práctica misma de la libertad; porque como lo lúdico no requiere explicación ni implica el conocimiento de ninguna verdad, ese acto inocente se convierte en algo así como el reto de un niño que juega al infinito”. ~ Elsa J. Varela (Poeta y narradora, Colombia)

– “Lo cotidiano y lo trascendental, lo coloquial y lo amatorio se dibujan, se pintan, se filman. Meterse en las líneas de Víctor Jiménez es andar los fotogramas de una jornada vital a través de sus cristales verbales”. ~ Ana Cecilia Blum (Poeta, Ecuador)

 

 

Título original: Ilusorium
© Víctor Jiménez
© 2014, Red ediciones S.L.
© Imagen de cubierta: Obra del pintor Orlando Yanes
Retrato al carboncillo de Ana Cortina Fon (2004)
“La fuerza, la lealtad del corcel y otra vez la luna”
Editor: Henry Odell
Diseño de cubierta: Pensódromo [21]
Corrección: Ana Victoria Fon
Prólogo: Manny López

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail