Caemos por el ojo

Metaforología celebra más de 20 años de poesía de la autora venezolana Dinapiera Di Donato. Aquí presentamos una selección de su obra que incluye textos inéditos y abarca poemas escritos desde 1994 hasta nuestros días.

 

Dinapiera Di Donato

 

LIBROS PUBLICADOS

 

De  Libro de Rachid avenida Paul Doumer, 1996

 

 

A partir de un hueso conocimos

 

Hay poemas que una vez encontrados

te dan el alivio

de haber llegado con vida

hasta ellos

 

luego sales de su envoltorio

con el horror de un mito

haber caminado un poco

sobre las aguas

 

sigamos pues tus bellas falanges

 

Sofia, la ciudad donde tu pie desnudo

en el mosaico

es el dibujo de la especie

 

antes habías sido cristal óptico

donde la nadadora atraviesa este cuerpo

 

al borde su gesto es amistoso

 

gotas de rocío por el piso

como si mi cama fuera la mañana

en la foto aparece con alas tan pequeñas

hace olas blancas en esta piel de mar

todo el océano en mi vientre cuando allí nada

una mujer

 

bajo el cielo de Anatolia qué penoso el secreto

 

extraes lentamente sus ojos

y entonces esa muchacha es una estatua admirable

vaciada a la orilla

 

eres el gato de Anatolia sumido en el sopor

como si el huevo de la noche envolviera

gatos, viajeros, hombre cansado,

mujeres solas

para crear sus engendros

los llamados nacimientos

 

Nunca fueron amantes, las entrañables

 

Veintemil ángeles gozosos sobrevuelan el santuario de

Reza

domo de oro de Mashhad

cinco mil Coranes en piel de serpiente plegaria de

anaqueles

en las salas de cine

en los bazares

hablan ruso los persas de los años treinta

 

uvas envenenadas en el 819

para que nunca cese la guerra entre chiitas y sunnitas

 

este clamor de peregrinos de todos los siglos esmalta

las puertas de plata derribadas en el fervor

la tumba del imán que la pasión del creyente devora

 

Como un sufí, digo, (como si), conozco la confusión

 

esto no es fe, pero ¿puede la fe parecer un mar de rumores

el ojo deseante?

 

ella y yo nos desviamos

el pasaje es estrecho

lleva a la paz de Djawhar Shad que no fue santa

entre casas de arcilla los mosaicos de siete colores

como un estanque de luz azul repentino

 

no fue santa apenas mujer constructora de mezquitas

rigor de sus mayores

sin turquesas de Samarcanda

 

¿Estás segura, amada, que tus sufrimientos no son la vía escogida (vía cruel) con el fin de vivir a plenitud, uniendo el pensamiento a la emoción; el dolor como un placer de vivir más fuerte,
a riesgo de sus prisiones?

 

Neorromántica del final

querer y no querer particular esclavitud: he aquí tu ángel

flechado

de siete rojos

monumento esmaltado que haces de ti misma

mujer de mucha fe

 

cuando no te quede ninguna

los minaretes caerán

Serás tu iluminado palacio

de la intemperie

 

Ella Maillart a Annemarie Clarac-Schwarzenbach,1998

 

Ella Maillart, 1903

 

Que estas fábulas son una ciudad

 

que una vez amó

con dificultades

 

Que de mano del amor no come

el amor con sus frugales

donde el que quiere al ángel

debe hacerlo

y el que teme a su demonio

se pone sencillamente

a temer

 

dijo

 

y se alejó por el bosque

en su auto de plata

 

 

De La Sorda, 2011

 

 

Hagiografías

 

Vivienne Haigh-Wood Eliot (1988-1947) pretendió escribir y atormentó a su marido el poeta.  Citan a Virginia Woolf diciendo que Vivienne logró, sí,  convertirse en un pesado saco de hurones o gatos rabiosos colgado al cuello de  Eliot.  Evitaron verla en el asilo de dementes donde pasó los últimos años de su vida. Ella solamente pedía una visita y horneaba el pastel favorito de Eliot quien sabe con qué aviesas intenciones.

 

es la parte maldita un calco

las poetas de casa repetidas en mí

hasta la náusea

una noche las vi entre mis líneas de copista

se reían del desencanto

que tú pasabas en limpio

como una carta de amor

eran las nuevas sulfurosas sílfides

las Lisbeth Salander de mordisco logrado

 

mis chicas cubiculares

invictas

 

el meneo retro

 

las voceadoras que exporta

envueltas en papel de seda

el mundo diplomático

 

ese monstruo Uslarniano subiendo la cuesta autorial

desde el macetero con vista

al tráfico

 

expuesto a la falta de penicilina

 

actualizada acaso en alguna inapetencia

bulímica

anoréxica

bipolarizada señorita puellae doctae

mantenida

apenas

común

 

la perfecta

seriada y

prócera

 

declame

y salga conmigo

por la puerta de atrás

 

En el cruce de la calle  34 con séptima

 

el rapto de la virgen bajo la armadura blanca

de la nieve tardía

 

sus picos azules

alejándose en tus pupilas abiertas

cuando morías

 

si caemos por el ojo

venimos a ser mirados

por el agua que nos ve

 

disueltos en lumbre

 

en la gracia de Sísifo

enamorado

de su peso

 

eres más bella de vuelta del trabajo

pesada o liviana

fumando en mi cama

ni siquiera desnuda

 

del yelmo espejeante

de estas vitrinerías

arrojadas a mi lágrima

en tu lente de contacto

 

En la casa de reposo hacen terapia manual

 

la loca de Eliot

regresa  del baile de las frutas

trae  en mente la agrura

 

su pastel del regalo invernal

 

linternas en la nieve

grillos blancos

 

si estás en las aguas al otro lado

de un sueño de ruecas

pondrás el patio de granados

en cintas de hojaldre muy

iluminado

 

luz animal del tapiz que destejes para soltarla

en la mermelada de rosas turbias

 

si va a los hornos

es porque tiene una esperanza

 

que Eliot salte de la fruta

el gusano de las encantadas

que

coma

 

 

De Colaterales / Collateral, 2013

 

 

Sargento Josanna Jeffrey 

 

(Según el relato de una estudiante que regresó del frente  y contó en mi clase de español del college)

 

Gritos en el horno

¿ no es Janis Joplin?

no son conciertos para muñecas suicidas

 

Ponte a salvo

ven

 

Un año en Irak no es mucho tiempo

Josanna mía mi aliento de bambú

 

Robaría a Josanna Jeffrey

para el tiempo que nos queda en tus brazos

breves  humedales de Mesopotamia

Josanna Jeffrey con sus piernas sedosas

mitones de lujo negro

 

es la Ibis sagrada

en la mira

 

Temo la ponzoña del tatuaje

en un cerebro de Caballero del Stormfront

al acecho

 

Josanna Jeffrey mi centinela de trenzas escarchadas

más bella que Central Park en invierno

tatuado de azafrán

firmado Christo

 

la noche de Nínive bajo su casco de guerra

vas a necesitar las uñas

que dejas en mi cama

 

el cielo de Irak te proteja

 

El cielo de Irak para saltar de su rama

justo a tiempo

 

en el fuego amigo

caballero armado del Ku klux klan  por internet

cuida la manzanilla de su vello ario

cuando nadie lo ve

 

las bajas destripadas de vello oscuro

corren de su cuenta

 

Huelo la ponzoña de sus ritos de baja intensidad

 

Voltea

Salta

Josanna Jeffrey

 

Eres negra eres el cielo de los reyes

reina de Bagdad mi novia del Bronx

 

ruido de la caña los ojos de bengala quebrada

 

Josanna Jeffrey  dispara primero

 

ven

 

amo sus riñones preciosos

perdidos

en un experimento de Basora

días calientes lamiendo entre tus piernas

en un descansador de pantalla

helada

 

como una quemadura de Mosul

 

Vuelo de bambú doblado

tu aliento de violetas de menstruante

Josanna Jeffrey

perdió el interés de la industria farmacéutica

Tus riñones de treinta mil dólares

tus violetas

nada

 

enroscada en el descansador de pantalla

como en un vientre

descansa en mí

 

lamo la flecha agujeteada sobre mi corazón

te doy de mamar

toda la pornografía que hemos hecho

para poner los delicados paraísos

a salvo

 

carne amada putrefacta

se abraza al polvo de 10.000 sitios arqueológicos

destilados de violetas

irrepetibles

para extraer

tres gotas de aceite

 

ese animal

suelto en un libro de monja

un dedo de mi pie

en tu apertura de bambú

 

cómo te gustaba

 

dijo que al volver tendría una hija

Nasiriya

 

tampoco volvieron las aves

 

para retenerte me juego

la carta Josanna Jeffrey:

érase una vez las amantes

perdidas

en fuegos amistosos que declaran

la guerra de cada quien

 

las sobrevivientes las felices infelices muchachas arrasadas devueltas de reyes recién

muertos un  año después

 

gritos en el horno

 

retiras la cabeza

como un pavo dorado

que todavía

hay que punzar

 

Josanna Jeffrey

 

sin pena ni gloria

 

no vienes

 

la última cerilla

es para la oscuridad

 

 

LIBROS  INÉDITOS

 

Del libro inédito Álvaro, 1994

 

En el día busco un donante

 

la sangre

cada hora más costosa

 

ya escribíamos llevando la cuenta

pálidas copias

inventario de tus miembros

 

aquello bajaba lento

busco un donante busco un donante

aterrizaje forzoso

 

la pista iluminada para nadie

 

es una luz rota

cayendo de mis ojos

en la escena de Watteau de  1721

 

voy a colocar tu foto en sus despojos

la hora de la  máscara

y a tu hermano que va tras de ti enseñándome

aquello es la muerte joven

no te avergüences

 

vamos a pintar la cámara negra de Praga

sus ojos cayendo de mis ojos

en el paisaje de una borradura de Watteau

un soldado casi niño que tiembla

ofrece la roja flor galante

 

Jean-Antoine y tú y tu hermano con  la Diosa

retrato de grupo

posando

para el donante

los días difuminados

en la sala muda

Pierrot de Watteau y su animalito a la sombra

 como niños del cine que nos dio París

Les enfants du paradis que se llevan en la barca

el don

del mimo

un principio de incandescencia inadvertido

 

Nos dábamos con buena sangre

 

quién lo hubiera creído

 

era una reina del gallinero en fuego

donde escondíamos la pena

como un grano de oro

 

Hora de los salvados: nada consuela

nos mandan y vamos

 

Quiero arroparte

y no hay sábanas en el banco de sangre

 

Te hundes como en un sueño

 

y los oscuros y los claros primos

silban con las ranas en la tela del jardín

 

confianza ferrosa

 

que no vuelva la fiebre

 

en la aldea van huyendo los donantes

los precios se elevan

 

repiten que traemos ruina

 

que siempre fuimos niños extraños

 

obligan

al soldado

 

una camilla al lado de la otra

son dos humillados

 

dicen que todo lo miras con

una raíz turbia

 

tápame los ojos

 

 

Del libro inédito Las Habladas, 2014

 

Venezuela editada

 

El banquero de Chávez es mi tío lejano pero no es mi banquero y es mentira que

regala caballos al menos que seas una infanta

La hija de Chávez no es una infanta aunque fue alguna vez algo del nieto del ex

presidente Allende

así que mi tío lejano el banquero de su padre me contó mi tía lejana en la época que

todavía me trataba no le regaló nada a ellas pero sí un caballo de colección a una

región del sur

 

Qué hará el sur con un caballo

Qué hará una hija huérfana con un pariente de Allende huérfano

Parece que hicieron  algo de carreras

a pesar de sus sagrados duelos

porque había que  salvar al sur generoso región de acogida

de tantos caballos solos abandonados

en el exilio

 

el sur aprendió

a comer carne de caballo como en una preguerra practicando la posguerra

entre parientes peleados y eminentes que lejos del sur no hallan consuelo

y por lo menos una vez al día piensan

qué será de la vida de aquel caballo

 

 

Del libro inédito  Picotazos en el córtex, 2015

 

Saca al perro esta ciega

 

como en la cinta lejana en la que perros

llevan al fresco a sus dueños

todos bien atados a la cuerda

el pescuezo azul de la gana

y a rastras

a revivir los tejados de Londres

 

el perro la saca al Jardín del Amor a esta ciega

allí Eros octogenario

Psiqué con algo menos

flotan alzados a picotazos

de palomas

el perro descubre un topo que llega solo

y la ciega lo huele

se sueltan

 

vuelan por la colina como almas que llevan al diablo

ella celaje persigue

a un topo a un viento a una visión

tropieza colina arriba

grita que ella también está sola

que el perro nunca la quiso y su marido se esconde

desde que amanece

 

-Espera

le digo al animal perdido

 

la mujer baja de la colina con su botín

atada a su perro vuelve a casa

 

Cortaré en trozos estos lugares

mastica ahora pequeñas presas del parque

abro con la delicadeza del leñador aquel

libero al topo que salta de su vientre

y del alma del topo rompe el diablo a graznar

como un imitador de pájaros desafinados

y vio el perro que estaba solo

y de su costilla

forjó a una mujer arrastrando el pescuezo de la esperanza

y la esperanza tocó su piano de Mompou quieto y sonoro jardín

de las citas a ciegas

 

la mujer se quita sus párpados de invidente y hace la cena

ha concertado su nueva cita on-line

variando únicamente de bosque

descubre la soledad de un Occupy

que la aguarda en Zucotti

el perro y la esperanza  y ella

con sus pancartas de bronce

 

Créame un perfil

 

el rostro para la historia que coloco

balancea el ánimo triste

vive con un paquidermo adentro

acaricia los huesos de la memoria

 

el clic de la gran sonrisa el clic de la gran pena

los dementes relamen

cascarillas

emoticones de papelillos de fiesta

que caen una y otra y otra

sobre las celebraciones

y las violencias

marfil de zonas en reclamación

 

la bota recorre el mapa de Facebook

retumba

tiembla el cuarto

barre la multitud enlazada susurrante

patéame

que no esté

sola

 

no

en esta masticación

que entre todos

cuerpo a cuerpo

me abran la garganta y pasan con las sales

por la ruta de la seda

puedo cruzar  mi animal roto

por la red enamorada

bañada por la luz de los números

estrellas del firmamento que baja en mi pantalla

el cementerio

de elefantes

 

 

Dinapiera Di Donato. (Venezuela, 1957). Reside en New York donde ha enseñado español y francés y cursó estudios doctorales en CUNY. Obtuvo una licenciatura, maestría y DEA en literatura hispanoamericana en París (Francia). En Venezuela enseñó literatura y escritura creativa y fue co-fundadora del Grupo de Estudios de Culturas y Literaturas Caribeñas de la Universidad de Oriente. Publicó los libros  Relatos (New York, Kindle Edition, 2016: ASIN: B01B806CQ6), Noche con nieve y amantes (Caracas, Fundarte, 1991). Premio de Narrativa de la X Bienal Internacional “José Antonio Ramos Sucre” de 1990, La sonrisa de Bernardo Atxaga (Upata, Predios, 1995). Premio de Narrativa “Alfredo Armas Alfonso” de 1994, Desventuras del ocio, Libro de Rachid avenida Paul Doumer (Cumaná, FEES, 1996). Premio de Poesía Bienal “Tomás Alfaro Calatrava” de 1996, La Sorda (Maturín, ICUM, 2011), Colaterales/Collateral (USA, Akashic, 2013. Paz Poetry Prize del 2012, Contar Aristeguieta (USA, Sudaquia, 2013, relatos en proceso que recibieron una Beca de The Northern Manhattan Arts Alliance NoMAA).

Desde la aparición de sus primeros textos hasta el presente sus narraciones y poemas han sido incluidos en diversos estudios y antologías, entre otros: Nuestros más cercanos parientes. Breve antología del cuento venezolano de los últimos 25 años (España, Kalathos, 2016), Voces de América Latina (USA, MediaIsla, 2016), Sinister Wisdom 97: Latina Lesbians (Berkeley, CA,  Sinister Wisdom Inc, 2015), Hostos Review / Revista Hostosiana (Issue No. 11): Stirred Ground: Non-fiction Writing by Contemporary Latina and Latin American Women Authors. (USA, Institute of Latin American Writers of Eugenio María de Hostos Community College CUNY, 2014), Literatura con acento (USA, Editorial Campana, 2014), Escribir en Nueva York. Antología de narradores hispanoamericanos (Lima, Editorial Caja Negra, 2014), Poetas venezolanos contemporáneos. Tramas cruzadas, destinos comunes. Col. Los Conjurados, (Colombia, Fundación Común Presencia, 2014), Revista Campo de los patos: Poesía Norteamericana (segunda parte), (España, Saltadera, 2013), Pasaje de Ida. 15 escritores venezolanos en el exterior (Caracas, Alfaguara, 2013), Voces para Lilith. Literatura contemporánea de temática lésbica en Sudamérica (Perú, Estruendosmudos, 2011), Cuando Narradoras Latinoamericanas Narran en Estados Unidos Vol 1 (Argentina, Ross, 2009), Dos Orillas: Voces de la narrativa lésbica (España, Egales, 2008), Aquí me tocó escribir (España, Trabe, 2006), Narrativa Cumanesa 1950-2004. (Venezuela, Ovación, 2005), III Antología Narrativa de la Asociación de Escritores de Mérida: Eros y Tánatos (Venezuela, Fondo Editorial Ramón Palomares, 2006), El hilo de la voz (Venezuela, Fundación Polar-Angria, 2003), Las Voces de la Hidra. La poesía venezolana de los años 90 (Venezuela, Mucuglifo, 2002), Timor: Do Poder das Armas ā Força do Amor (Portugal, Universitária, 2002).

 

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail