Cuerpos antes del olvido

CUERPOS ANTES DEL OLVIDO
CORPS AVANT L’OUBLI

Yirama Castaño Güiza
Stéphane Chaumet
Aleyda Quevedo Rojas

Aleyda Quevedo Rojas, Stéphane Chaumet, Yirama Castaño Güiza. Fotografía de Sandra Escobar.

 

Ediciones de la Línea Imaginaria, presentó el libro bilingüe, castellano-francés: “Cuerpos antes del Olvido”, el número 29 de su colección especializada en poesía, en 2016 en Quito en la Alianza Francesa el 15, y en Guayaquil, en la Estación Cultural “Libro Abierto” el 17 de noviembre 2016.

El libro se presentará en 2017 en varias ciudades: en febrero en el marco de la Feria Internacional del Libro de La Habana 2017, dedicada a Canadá; y en abril en el marco de la Feria Internacional del Libro de Bogotá, FILBO, que este año está dedicada a Francia.

 

ANTES DEL OLVIDO

Prólogo: Edwin Madrid


Este libro confirma nuestra idea de abrir el espacio a otros ámbitos, otear el horizonte más allá de nuestro propio reino revitaliza la convicción de seguir publicando poesía.
Cuerpos antes del olvido no solo es un libro con buena poesía, sino que hace una apuesta para ampliar el marco referencial de sus lectores a la francofonía, apuesta que asumimos con la certeza de que lo que suena bien en la lengua de León de Greiff o de Carrera Andrade, sonará bien en la lengua de Yves Bonnefoy, o al revés: lo que no suena mal en la lengua de Chaumet nunca sonará mal en la de Castaño y de Quevedo Rojas. Tres voces, tres registros, dos lenguas, dos poetas, un poeta traductor, elementos perfectos para la construcción de este libro.

Poesía que habla del cuerpo como territorio poético, al que siempre se vuelve o del cual nunca se ha salido, en él se hurga nuestras limitaciones pero también se hallan nuestras fortalezas, cuerpos convertidos en obras de arte por acción de la palabra. Pretexto para hablar de los sentimientos, de las sensaciones, de su relación con el mundo y la vida de los otros. Una mirada vital y contemporánea en la manera de abordar el erotismo, el amor, el desamor y la fuga.

Castaño elabora una poesía como si se tratara del velo al que siempre se vuelve para tejer y destejer hasta alcanzar la levedad y transparencia que pueden alcanzar las palabras, esas mismas palabras que nos hundan, con su peso, en la reflexión sobre la vida y los días. En eso consiste su trabajo de poeta, alivianar la carga de las palabras, sacudir la paja del trigo, dejarlas tan honestas y potentes como llegaron al mundo para que digan lo que la poeta quiere decir. Así su voz canta al amor de los cuerpos, se regodea en el hechizo del deseo y disfruta del placer sin asperezas; allí hay la tibieza de la piel, la comprensión del amor y la lucha por conseguirlo como se consigue lo más preciado, con el esfuerzo supremo, solo entonces el goce es perfecto, y tiene el olor del perfume que se anhela, ya que, como dice la poeta: el poema ha hurgado las entrañas con su mano.

Chaumet es ese poeta en oscilación permanente entre el aquí y el allá, cruza los territorios, las lenguas, los géneros literarios, las fronteras, las visiones, va y vuelve, aunque siempre se quede o solo retorne sin haberse ido. Esto ocurre en los poemas que presentamos aquí. Habla de paisajes reales o ficticios pero siempre honestos que nos transportan a lo esencial de la visión del poeta. Así su voz atraviesa el horizonte para perderse en las praderas de un cuerpo femenino o no, de un país imaginario o no, estamos frente a lo irremediable de la errancia: tener al cielo y la tierra como únicos testigos del paso que quema en su memoria y lo convierte en poema: soy el balbuceo de la lengua carcomida –dice-, y acomete al mundo, con una serie de preguntas para reinventar otro mundo, menos tétrico, que nos permita apreciar el calor de los cuerpos como un refugio para la vida, ante ese horizonte devastado por el que transitamos sin atender a los otros, y que solo esa sensibilidad del poeta la nombra para alertarnos.

Quevedo Rojas parece disfrutar de las palabras como disfruta de su cuerpo, sus palabras tienen texturas, son piel juntándose con otra piel, se abren paso en la sensualidad del deseo, como si se tratara de entrar y salir con la mayor delicadeza, pero cada vez con más fuerza, pero cada vez con mayor velocidad, como en la cópula de dos cuerpos irrumpiendo en la noche fría y destemplada, en la que no se halla abrigo y solo se recuerda los momentos más intensos de un amor prohibido. Esa es la fuerza que tienen sus palabras con las que construye sus poemas, pequeñas epopeyas de encuentros y desencuentros del amor carnal, palabras como lobos negros al acecho, listas para desbaratarnos en nuestras ataduras, palabras impúdicas pero leales y llenas de amor haciendo del mundo menos hipócrita, enseñándonos que es difícil vivir sin pasión.

 

POEMAS

 

YIRAMA CASTAÑO GÜIZA

 

EL SUEÑO DE LA OTRA

III

Creí saberlo todo

cuando me miré a los ojos

por primera vez.

Detrás de mí

estaba la marioneta.

Aquella que aguantaba con sus dientes

los hilos de mis brazos.

Aquella que empujaba con su lengua

mi cabeza hacia atrás

y hacia adelante.

Aquella que dirigía mis pasos

con sus manos,

empujando las caderas con un dedo.

La que pegaba su torso a mi espalda

para hacerme mover.

En fin, la igual a mí, la otra,

la que permanecía entre las sombras

mientras doblaba mis rodillas

con sus pies

hasta hincarme.

 

LE RÊVE DE L’AUTRE

III

J’ai cru tout savoir

quand je me suis regardé dans les yeux

pour la première fois.

Derrière moi

se trouvait la marionnette.

Celle qui retenait avec ses dents

les fils de mes bras.

Celle qui poussait avec sa langue

ma tête vers l’arrière

vers l’avant.

Celle qui dirigeait mes pas

avec ses mains,

poussant mes hanches d’un doigt.

Celle qui collait son torse contre mon dos

pour me faire bouger.

Bref, l’égale à moi, l’autre,

celle qui demeurait parmi les ombres

tandis qu’elle pliait mes jambes

avec ses pieds

jusqu’à me mettre à genoux.

 

VII

Me bautizaron con rostro de mujer

y ungieron mis piernas

con aceite.

Luego hicieron resbalar por ellas

el nombre

con el que aún me llaman.

No me arrepiento,

pero cada vez que mojo mi piel

con gotas de la bendita agua

confieso el sonido

de las campanas del reloj.

 

VII

Ils m’ont baptisée avec un visage de femme

ils ont frotté mes jambes

avec de l’huile.

Ensuite ils ont fait glisser sur elles

le nom

par lequel on m’appelle encore.

Je ne regrette pas,

mais chaque fois que je mouille ma peau

de gouttes d’eau bénite
je confesse le son

des cloches de l’horloge.

 

VIII

Por ese orificio de mujer

han pasado agujas en forma de luz

que bordaron extrañas historias

donde milenarios héroes apagaron su sed.

Por este orificio de mujer

salió la estrella fugaz

que lleva el hilo

del deseo y la memoria.

 

VIII

Par cet orifice de femme

sont passées des aiguilles en forme de lumière

brodant d’étranges histoires

où des héros millénaires ont calmé leur soif.

Par cet orifice de femme

est sortie l’étoile filante

qui apporte le fil

du désir et de la mémoire.

 

XII

Aquí estoy

preparada para el fuego,

casi latido.

Y nunca tan dispuesta

a romper mi frente

en el invierno.

 

XII

Je suis là

résolue pour le feu,

presque palpitation.

Et jamais aussi prête

à briser mon front

sur l’hiver.

 

ASEDIO

¿Qué existencia vela la flor

que se marchita?

¿Qué se esconde adentro

de las naves del augurio?

¿Qué hay detrás de ti

que me sospechas?

 

HARCÈLEMENT

Quelle existence veille sur la fleur

qui se flétrit?

Qu’y a-t-il de caché dans

les navires de l’augure?

Qu’y-a-t’il derrière toi

qui me soupçonnes?

 

YIRAMA CASTAÑO GUIZA

Nació en Socorro, Santander, Colombia, 1964. Periodista de larga trayectoria y editora. Participó en la creación de la Revista y de la Fundación Común Presencia. Sus poemas han sido traducidos y publicados en medios de Colombia y el exterior. Libros de poesía publicados: Naufragio de luna, 1990. –Jardín de sombras, 1994. –El sueño de la otra, 1997. –Memoria de aprendiz, 2011. Malabar en el Abismo, Antología, 2012. Ha participado en decenas de festivales y encuentros de poesía en América Latina y Europa. Es una de las co-fundadoras del Festival Internacional de Poesía de Cereté, Montería-Colombia, creado para difundir la obra y la memoria del poeta Raúl Gómez Jattín y que en 2017 cumple su edición 25.

 

 

STÉPHANE CHAUMET

 

(Traducción al español Myriam Montoya y Stéphane Chaumet)

 

el heno negro que mastico es amargo

como una carencia de desnudez

lo que derrapa lleva al encuentro

una lluvia desenfoca los cuerpos

aprovechan se arrugan

tu falda arrancada

donde secar mi rostro

trapo con la huella del miedo

arañazo

entre las piernas lisas

no sabemos nada uno del otro

salvo el olor

lo áspero es la pared

que nos sirve de párpado

nuestra dicha huele a pólvora

entre la chispa y lo irremediable

tu desnudez

bella como una cicatriz

cuerpos varados

en la hulla de una noche verde

obsesión

lo que se eriza en nuestros cráneos

nuestras lenguas con gusto a naufragio

 

le foin noir que je mâche est amer

comme une carence de nudité

ce qui dérape mène à la rencontre

une pluie floute les corps

en profitent se froissent

ta jupe arrachée

où essuyer mon visage

torchon à l’empreinte d’une peur

écorchure

entre les jambes lisses

nous ne savons rien l’un de l’autre

sauf l’odeur

l’âpre est la paroi

nous servant de paupière

notre joie à l’odeur de la poudre

entre l’étincelle et l’irrémédiable

ta nudité

belle comme une cicatrice

corps qui s’engravent

dans la houille d’une nuit verte

obsession

ce qui se hérisse dans nos crânes

nos langues au goût du naufrage

 

la muerte sube la columna vertebral de los días

nuestra piel iza murallas de ternura

besamos las uñas que las asaltan

la muerte despelleja el cielo

rechazamos tragar su grito

nuestra frente desconfía del terciopelo que disfraza el alba

la angustia se carcome sola en su viejo rincón

la muerte no tiene gusto

tu cuerpo sí

 

la mort remonte la colonne vertébrale des jours

nos peaux hissent des remparts de tendresse

nous baisons les ongles qui les assaillent

la mort dépiaute le ciel

nous refusons d’avaler son cri

nos fronts se méfient du velours déguisant l’aube

l’angoisse se ronge toute seule dans son vieux coin

la mort n’a pas de goût

ton corps si

 

casa hogar

palabras que suenan extrañas

casi portadoras de un misterio

y me digo

paraíso perdido que hubiera aceptado perder

sombra de búsqueda

y me digo

estufa de donde era necesario escapar

fuente de huida

casa hogar

palabras con las cuales no hay que contar

ni esperar construir

de la casa no conoces más que el jardín

donde la mirada descansa

la acogida que sólo te retiene un momento

la belleza de los umbrales

a veces me digo

no tengo otro lugar que la marcha

a veces me digo

no tengo otro lugar que la lengua

casa hogar

palabras

 

maison foyer

mots qui me sonnent étrange

porteurs d’un mystère presque

et je me dis

paradis perdu que j’aurais accepté de perdre

ombre de quête

et je me dis

étuve d’où il fallait s’échapper

source de fuite

maison foyer

mots sur lesquels il ne faut pas compter

ne faut plus espérer bâtir

de la maison tu ne connais que le jardin où la vue se repose

l’accueil qui ne te retient qu’un moment

la beauté des seuils

parfois je me dis

je n’ai pas d’autre lieu que la marche

parfois je me dis

je n’ai pas d’autre lieu que la langue

maison foyer

des mots

 

STÉPHANE CHAUMET

Nació en 1971 en Dunkerque (Francia). Poeta, novelista, editor, traductor y cronista. Ha pasado largas temporadas en países de Europa, América latina, Medio Oriente y Asia.

Es autor de las novelas:

Même pour ne pas vaincre (Le Seuil, 2011 /  Aun para no vencer, Vaso Roto ediciones, 2013 (Traducción al español de Nicole d’Amonville Alégría).

Au bonheur des voiles (Le Seuil, 2013) / El paraíso de los velos, crónicas de Siria, Editorial Pre-Textos, 2016 (Traducción al español de Manuel Arranz).

Les Marionnettes (Le Seuil, 2015) / Los Títeres.

Y de los libros de poesía:

Dans la nudité du temps (L’Oreille du Loup, Paris 2007) / En la desnudez del tiempo

Urbaines miniatures (L’Oreille du Loup, Paris 2007) / Urbanas miniaturas

La traversée de l’errance / La travesía de la errancia, La Cabra ediciones, México 2010 (Traducción al español de Myriam Montoya)

Les cimetières engloutis (Al Manar, Paris 2013) / Los cementerios engullidos (Traducción al español de Myriam Montoya y del autor)

Fentes (Al Manar, Paris 2015) / Fisuras

  • Sus poemas han sido traducidos al árabe y al español.

Es traductor de poesía latinoamericana y española contemporánea. También tradujo a la poeta alemana Hilde Domin y a la persa Forough Farrokhzad.

 

 

ALEYDA QUEVEDO ROJAS

 

ACUÁTICA

Una flor

Una flor

Una flor

Flotando en el agua

al son de sus ciclos oxigenados

Mi vagina abierta al agua de flores

en perfecta alineación con las estrellas

Hasta el centro del estambre que guarda perfume

y la lengua

bulbosa

carnosa

florecida

vegetal

Chupando la flor abierta

Acuática y amable al ácido de la saliva

hasta ver la muerte en el centro enceguecedor del agua

y no ahogarnos de placer

y no regresar a la superficie.

Nunca más una flor sin saliva.

 

AQUATIQUE

Une fleur

Une fleur

Une fleur

Flottant sur l’eau

au son de ses cycles oxygénés

Mon vagin ouvert à l’eau des fleurs

en parfait alignement avec les étoiles

Jusqu’au centre de l’étamine qui garde le parfum

et la langue

bulbeuse

charnue

fleurie

végétale

Suçant la fleur ouverte

Aquatique et attrayante à l’acide de la salive

jusqu’à voir la mort au centre aveuglant de l’eau

sans nous noyer de plaisir

sans revenir à la surface.

Plus jamais une fleur sans salive.

 

BRAZADA

Curtida la piel, gastados los ojos, aprendí a bucear desnuda entre corales y piedras cortantes. Brazada abriendo el lenguaje: mantener el codo más alto que el brazo, las imágenes más brillantes son música.

 

BRASSE

La peau tannée, les yeux usés, j’ai appris à plonger nue entre des coraux et des pierres coupantes. Brasse ouvrant le langage : maintenir le coude plus haut que le bras, les images plus brillantes sont musique.

 

a E.M.

ÁMBAR

Enjambre de agua, eterna en su no huella. Duda líquida y abierta al fluir. Profunda inmersión del goce. Arriba o abajo, el lugar de los dos, aunque nada de eso importe ahora que tomamos el baño perfumándonos con esta resina. Entrar en tu cuerpo y encontrar el ámbar, un ejercicio de buceo sin el equipo adecuado. Da igual si estás arriba y yo abajo, o los dos suspendidos en el agua tibia y azulada de la tina pulida. Lisura de mi piel. Relieves en tu cuerpo. Flemas transparentes de un árbol sin nombre. Espuma que torna sinuosos dos cuerpos que no saben de dónde vinieron para encontrarse. Romero y pétalos perfumando el agua ya casi fría del vidrio molido que lo torna todo de un verde que erecta. Norte en tus pulmones y el sur queda debajo de mis axilas. Porcelana y fibra de vidrio, líquenes blancos y algo de aire alcalino que llega desde otra profundidad. Dos cuerpos secan al sol incalculables gotas. Los dos se miran sabiendo del fulgor del ámbar. Teoría y práctica furiosa de un hallazgo sobre la piel que saca humores gélidos del corazón.

 

à E.M.

AMBRE

Essaim d’eau, éternelle dans son absence de trace. Doute liquide et ouvert en coulant. Profonde immersion de la jouissance. Au-dessus ou au-dessous, le lieu des deux, mais qu’importe maintenant puisque nous prenons le bain en nous parfumant de cette résine. Entrer dans ton corps et trouver l’ambre, un exercice de plongée sans équipement adéquat. Que tu sois au-dessus ou en-dessous c’est pareil, ou suspendus dans l’eau tiède et bleutée de la baignoire toute lisse. Douceur de ma peau. Reliefs de ton corps. Lymphes transparentes d’un arbre sans nom. Écume qui rend sinueux deux corps ignorant d’où ils sont venus pour se rencontrer. Romarin et pétales parfumant l’eau déjà presque froide du verre moulu qui transforme tout en un vert qui nous dresse. Nord dans tes poumons, le sud demeure sous mes aisselles. Porcelaine et fibre de verre, lichens blancs et quelque chose d’alcalin qui surgit d’une autre profondeur. Deux corps sèchent au soleil d’incalculables gouttes. Les deux se regardent en connaissant l’éclat de l’ambre. Théorie et pratique furieuse d’une découverte sur la peau qui émane des humeurs glaciales du cœur.

 

POEMA DE CAVAFIS

Despacio

sueltas tu calor

Tu lengua

ejerce la función

para la que fue creada

y cumples con el acto

de volverme animal sensible

tan parecido

al poema infinito que escribiera Cavafis.

 

POÈME DE CAVAFIS

Lentement

tu libères ta chaleur

Ta langue

exerce la fonction

pour laquelle elle fut créée

et tu accomplis en acte

mon devenir d’animal sensible

si ressemblant

au poème infini qu’écrirait Cavafis.

 

VIRILVIDRIO

Aún hierve el vidrio

en mi boca

la lengua indefensa

te busca

cristal fatídico

Destrozaste

mis labios

transparencia sin reemplazo.

 

VERREVIRIL

Le verre bout encore

dans ma bouche

la langue sans défense

te cherche

cristal fatidique

Tu as esquinté

mes lèvres

transparence sans relève.

 

ALEYDA QUEVEDO ROJAS

Poeta, periodista, ensayista literaria y gestora cultural, (Quito, Ecuador 1972). Ha publicado: ‘Cambio en los climas del corazón’ (Quito, 1989), ‘La actitud del fuego’ (Lima, 1994), ‘Algunas rosas verdes’ (Quito, 1996; Guayaquil, 2016), ‘Espacio vacío’ (Quito 2001 y Venezuela, 2009), ‘Soy mi cuerpo’ (Quito 2006 y 2016), ‘Dos encendidos’ (Venezuela 2008 y Quito, 2010), ‘La otra, la misma de Dios’ (Quito, 2011), ‘Jardín de dagas’ (México D.F., 2014; Toulon, Francia 2016 y La Habana, 2017); y las antologías de su poesía: Música Oscura (Andalucía-España, 2004), Amanecer de Fiebre, (Guayaquil-Ecuador, 2011); El cielo de mi cuerpo (La Habana, Cuba, 2014). Ha representado a su país en los más importantes encuentros, ferias del libro y festivales en: Canadá, España, México, Argentina, Colombia, Nicaragua, Puerto Rico, Perú, República Dominicana, Venezuela, Francia, Cuba, Chile y Brasil. Ha sido curadora y coordinadora editorial de las antologías literarias: “13 poetas ecuatorianos”, que reúne voces de poetas nacidos en los 70 en el Ecuador y que fue publicada en Venezuela en 2008; “Mordiendo el frío y otros poemas” del notable poeta ecuatoriano Edwin Madrid, 2010; “Hacer el amor (humor) es difícil pero se aprende” del reconocido escritor Fernando Iwasaki, 2014; “La música del cuerpo” del maestro Eduardo Chirinos, 2015; y, “Corazón Insular en mitad del mundo”, 30 poetas cubanos, Quito, Ecuador, 2016. Es coordinadora editorial del sello independiente Ediciones de la Línea Imaginaria que tiene en su catálogo 30 volúmenes de poesía. Colabora con revistas de cultura y literatura del continente. Ha sido traducida al francés, inglés, hebreo, portugués, sueco e italiano. Mantiene un libro inédito.

 

Presentación en Quito de CUERPOS ANTES DEL OLVIDO | CORPS AVANT L’OUBLI, 2016. Fotografía de Sandra Escobar.

 

CUERPOS ANTES DEL OLVIDO | CORPS AVANT L’OUBLI

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail